Archivo de la etiqueta: Millennium

¿Es necesario?

En las últimas semanas ha aparecido en diversas webs de cine la noticia que desde Hollywood están interesados en hacer una adaptación de The Girl With the Dragon Tattoo (nombre en inglés del primer libro).  Sony Pictures está negociando la adquisición de los derechos de los libros de Larsson para realizar una versión en ingles de la trilogía. Después de leer esto yo me pregunto ¿es necesario? Mi respuesta: no.

Puede que el nivel de la adaptación sueca no llegue para ningún premio pero es una adaptación bastante lograda y aceptable (Ver entrada) y no necesita ninguna otra versión. ¿Si nosotros llevamos décadas viendo películas dobladas al castellano desde el inglés, no pueden los americanos ver por una vez una película doblada al inglés desde el sueco o si quieren con subtítulos? No, tienen que hacer una versión, porque todo quieren tenerlo en americano.

Supongo que en esta versión meterán más carnaza, veremos al Mikael Bloomvist  mujeriego y galán que no hemos visto en los filmes suecos, y puede que también más escenas sexuales.

Como no podía ser de otra manera, la película tiene que contar con grandes estrellas porque sino no vende. La actriz que se dice tendrá el papel de Lisbeth es Natalie Portman (también se baraja a Kristen Steward o  Ellen Page) y para el papel de Mikael se rumorea en Internet que se contará con la presencia de George Clooney. Aunque Natalie Portman es una gran actriz no creo que borde el papel de Lisbeth como lo hizo Noomi Rapace. La actriz sueca encarna perfectamente a la Lisbeth de Larsson, y además si ya la tenemos a ella en la cabeza cuando nos imaginamos a Lisbeth, es difícil que otra la sustituya. El que sí que se asemeja más al perfil de Mikael es George Clooney. Cuando me leia los libros me imaginaba un Mikael más Clooney que no Nyqvist. Puede que por sus papeles en otras películas y por su vida amorosa creo que le puede dar ese toque de galán encantador con las mujeres y falto de compromiso que el actor sueco Michael Nyqvist no pudo darle.

Aún así no creo que necesitemos otras tres nuevas Millennium inundándonos los cines, seguro que hay miles de buenísimos escritores americanos deseando que una gran productora lleve al cine su novela.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Comentario de la película

Como he comentado en el anterior post, no soy muy aficionada a ver las películas de los libros que he leído. Cuando comenzó la asignatura me había leído los dos primeros libros y no tenía intención de ver sus películas. Pero como el profesor dijo que hiciéramos una entrada en el blog sobre las películas me decidí a verlas. Esta es mi impresión sobre la primera película, “Millennium I: Los hombres que no amaban a las mujeres”.

He de reconocer que aunque vi la película por “obligación” y con las expectativas muy bajas, me gustó bastante. Es entretenida y amena, aunque al final intenta resolverla muy rápido, como si tuviera se le hubiera tirado el tiempo encima y aun tuviera mucho que contar.

Aunque hay muchas tramas que desaparecen, entiendo que tenía que resaltar la investigación y la relación Lisbeth-Mikael, y casi todo lo demás sobraba en dos horas y media de película. Creo que las tramas que a eliminado son las correctas y las que a cambiado no cambian mucho el devenir de la historia como que en la película el abogado recomienda Lisbeth a Mikael y no es ella quien le investiga o que Anita Venger esté muerta y ni viva. También me gustó como tratan la venganza de Lisbeth a su tutor, esa forma de verlo sufrir… Aunque no entiendo porque Mikael entra en prisión después de resolver el misterio de los Vanger y no antes como en el libro, me parece una tontería el cambio.

Quien le hace ganar la mayoría de los puntos a esta película es Noomi Rapace, la actriz que interpreta a Lisbeth. Aparte de que se parecen mucho físicamente, su interpretación es muy buena pues le da mucha fuerza y carácter a Lisbeth. Parte del éxito de la película es gracias a esta interpretación que consigue atraer al espectador y seducirlo igual que la Lisbeth de las novelas.

En cambio quien no me a gustado nada es Mikael, no tanto por la interpretación del actor, Michael Nyqvist, como por su elección como actor para interpretar a Mikael. Nyqvist no es el actor adequado para Mikael, no le consigue dar ese magnetismo que tiene su personaje y además tendría que ser mucho más guapo. Larsson pintaba a Mikael como un hombre maduro pero muy atractivo que igual atraía a una mujer de 40 que a otra de 20, ya no tanto por su belleza (que también) sino por ese atractivo que tienen ciertos hombres que muy bien no se sabe qué es.

Otra de las cosas que también he notado a faltar en la película es los datos sobre la violencia que daba Larsson al principio de cada capítulo y ayudan a entender mejor el contexto de la Suecia que retrata y relata el escritor sueco.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Lost in Translation

Uno de los fallos de la literatura son las traducciones. Pasa como con una historia que te cuenta alguien al que también se la han contado…a medida que pasa por la boca de más gente la historia se distorsiona, pierde su sentido original. Pasa también en el cine, la mayoría de películas americanas que vemos en el cine no tienen la traducción exacta del inglés.

Personalmente me fijo muchísimo cuando leo un libro o miro una película en cúal es su título original. Cuando empezé a escribir las entradas para el blog pensé en buscar información sobre si el título en sueco es el mismo que tenemos nosotros en la portada.

No me sorprendió que ninguno conservara su traducción literal del sueco, los tres títulos de la trilogia Millennium en español    o en catalán son mucho más extensos y descriptivos que en sueco o en inglés. “Los hombres que no amaban a las mujeres” es      literalmente en su edición original “Los hombres que odian a las mujeres”. La segunda entrega de la trilogia, “La chica que jugaba   con fuego”, ha pasado a ser en castellano “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”. Y la última, algo parecido   a “Castillos en el aire” en el original, pasa a ser “La reina en el palacio de las corrientes de aire”.

Silvia Sesé, editora de Destino ha afirmado que el título en España tiende a lo literario, parando el puñetazo directo, “para jugar con los matices”. “Descubrimos a Larsson a través de las ediciones francesas de Actes Sud y seguimos su ejemplo. Creemos que cambiando el ‘odiar’ por ‘no amar’ y llevándolo al pasado conseguimos un toque más narrativo y evocador”, añade. Respecto al cambio de “Castillos en el aire” por el de “La reina en el palacio de las corrientes de aire”, Sesé explica: “Estuvimos hablándolo con el traductor y editor al francés, que leyó el manuscrito antes de que se publicara incluso en Suecia, y aseguró que en todos los casos se trata de títulos de trabajo del propio Larsson, que se descartaron en algún momento”, explica Sesé. La idea era transportar al lector a ese reino siniestro, a medio camino entre la fábula infantil y el adictivo thriller desencajado, en el que se tejen los misterios de Larsson.

Pese a las explicaciones de la editora de Destino, yo hubiera preferido que los libros conservaran el título original, el que les puso Larsson cuando entregó los manuscritos a su editorial. Cuando más fieles sean a lo que escribió Larsson mejor se entenderá lo que queria expressar. Además los títulos españoles resultan más enrevesados  y más fáciles de olvidar, te acuerdas que es muy largo pero no de su nombre exacto. Encuentro más acertado “los hombres que odian a las mujeres” que no que “no amaban a las mujeres” al igual que le veo más sentido al título original del segundo libro que no la traducción que nos a llegado.

Tanto Män som hatar kvinnor, como Flickan som lekte med elden y Luftslottet som sprängdes han quedado “lost in traslation” del sueco al español.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Kalle & Michael

Larsson era un amante de la novela negra y le hace continuas referencias a lo largo de sus novelas. Pero a Michael Blomkvist le toca la peor parte.

El apodo con el que le llaman cariñosamente sus compañeros de la revista Millennium es “Kalle”. Este es un guiño que hace Stieg Larsson a su compatriota Astrid Lindgren. La escritora sueca (conocida aquí por ser la creadora de Pippi Calzaslargas) creó el personaje de Kalle Blomkvist, un niño detective. Larsson intentaba “ridiculizar” a Michael con la comparación con un niño que juega a ser detective y que sus compañeros de Millennium utilizaban cuando querían “picarlo”.

No sé si Kalle Blomkvist tendría alguna característica o aspecto de su carácter para compararlo con Michael. Tampoco se parecen fisicamente, el Kalle de las películas lleva gafas y parece más enclenque que Michael. He buscado información sobre el niño detective en Internet pero salvo pequeñas referencias a Millennium no hay información en castellano o catalán, solo en sueco. En la Wikipedia sueca equipara al personaje creado por Lindgren a los detectives literarios Hércules Poirot, Sherlock Holmes o Lord Perter Wimsey, y explica que corría en sus aventuras junto a sus amigos Eva-Lotta y Anders formando los Caballeros de la Rosa Blanca.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

El “otro” negocio de Millennium

Parte de la magia de la literatura, que nunca podrá robarle el cine es cómo deja volar nuestra imaginación. En Millennium a parte de imaginarnos cómo será Lisbeth (no es muy difícil gracias a la magnífica descripción que hace Larsson) o Michael, también podemos perdernos por las calles de Estocolmo, ciudad donde transcurren las tres novelas y donde viven sus protagonistas y donde tiene la sede la revista.

Antes nos teníamos que conformar con ver los decorados de papel o las calles ficticias de algún pueblo que se hacían pasar por las que en la novela paseaban los protagonistas.

Mellqvist Kaffebar, el café favorito de Larsson y Blomkvist/Fuente: Hola.com

Mellqvist Kaffebar, el café favorito de Stieg Larsson y Michael Blomkvist/ Fuente: Hola.com

Ahora gracias a la red y a las nuevas posibilidades de negocio que se abren gracias a Internet podemos ver mediante fotografiás los escenarios reales en que se imaginó Stieg Larsson -durante esas noches en vela escribiendo la trilogía- que se ubicaba la casa de Michael o su revista.

También podemos contratar un tour en Estocolmo que nos lleve de ruta por los escenarios reales de la trilogía, desde la web del museo de Estocolmo ya nos ofrecen la posibilidad de realizar la “Ruta Millennium” de dos horas de duración o comprarnos un mapa y descubrir las calles de la isla Södermalm, en Estocolmo.

Apartamento de Blomkvist en el numero 1 de Bellmansgatan

Apartamento de Blomkvist en el numero 1 de Bellmansgatan

Pero si queremos empaparnos de Millenium podemos recorrer toda Suecia, buscando Hedestad en Norrland (región al norte de Estocolmo) o visitar las reales ciudades de Gnesta (a 70 km de la capital) o Sandhanm para buscar la casa de verano de Blomkvist. Como para hacerle un favor a sus paisanos, Larsson distribuyó las aventuras de sus protagonistas por toda Suecia con lo que son muchas las ciudades a parte de Suecia que están explotando el fenómeno.

Muchos de los negocios que salen a partir de un libro no me gustan, pero este si. Millennium puede ayudar a llevar más visitantes a Suecia y reactivar su turismo, lo que ayudará a la economía de muchos suecos. A parte es muy interesante y atractivo para el lector porque nos ayuda a conocer un poco más a Larsson y adentrarnos en su historia, podemos conocer qué es lo que veía cuando imaginaba a Blomkvist en su casa de campo .

Laura Castel

Video de “Españoles en el mundo” donde nos enseñan la “Ruta Millennium” ( a partir del minuto 06:00)

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Desmontando Suecia

Desde los años 60 hemos cambiado nuestra imagen de Suecia: hemos pasado de no ubicarla en el mapa y sólo conocerlo por las suecas de las películas de Esteso y Pajares, a ver Suecia como un país avanzado, rico, con gran gasto social, preocupado por la ciudadana y con interés cultural (premios Nobel). Además más tarde le añadimos la etiqueta de práctico y creativo: H&M, IKEA, Ericksson, Volvo,…

Pero los libros de Larsson (y también de la ornada de escritores suecos de novela negra, véase Mari Jungstedt o Assa Larsson) nos han descubierto que la verdadera Suecia tiene otras caras a parte de esta y no son tan agradables, por cierto.

Como explica el escritor Mario Vargas Llosa en su famoso artículo “Lisbeth Salander debe vivir”, Larsson presenta a Suecia como:

«una sucursal del infierno, donde los jueces prevarican, los psiquiatras torturan, los policías y espías delinquen, los políticos mienten, los empresarios estafan, y tanto las instituciones como el establishment en general parecen presa de una pandemia de corrupción de proporciones priístas o fujimoristas».

Larsson deja al descubierto los casos de malos tratos y criminalidad existentes en la que parecía una apacible sociedad sueca. Suecia ocupa los primeros puestos en cuanto a índice de criminalidad en Europa con 120, 4 infracciones penales por mil habitantes, cuando la media europea son 70,4 y España se situá en 47,6 infracciones penales por cada mil habitantes. Las estadísticas al igual que Millennium desmienten el tópico sobre la igualdad de sexos y la violencia. Pues casi la mitad de mujeres suecas han sufrido violencia por parte de algún hombre y el 13% ha sido víctima de violencia sexual extrema. En 2008, se registraron 28.000 casos de violencia masculina contra las mujeres. Además muchas mujeres no se atreven a denunciar aunque esta situación va cambiando poco a poco.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Millennium: ¿Buenos libros o puro marqueting?

Cuando al escritor Noah Gordon les preguntaron si existía la formula para escribir un superventas, harto de escuchar siempre la misma pregunta, respondió: “Reconozco que poseo un método para escribir mis libros. Está inspirado en un hechizo mágico, que recibí de un mago cuyo nombre no es Harry. Es el siguiente: coge una pizca de un fuego extinguido hace mucho tiempo. Se vierte en una taza de agua cogida de un charco de la calle tras una lluvia intensa. Se añaden tres pelos arrancados por una soltera de la cola de un caballo gris. Se deja madurar la mezcla tres días con sus tres noches y se añade cera de una vela vieja. Se escupe tres veces en la taza. Se agita bien la mezcla. Se arroja a un inodoro y se tira dos veces de la cadena. Luego se sienta uno frente al ordenador y trabaja muy, muy duro”.

Stieg Larsson con solo tres libros se ha colado en la lista de los escritores “superventas”. Cuando un escritor está en esta lista enseguida surgen voces (muchas veces de otros escritores que venden muchísimo menos) que cuestionan que el libro sea bueno sólo porque se vende mucho.

En mi opinión no es este el caso de Stieg Larsson. Puede que sí existan autores “superventas” que ya se han creado un nombre y legiones de seguidores, y se han acomodado. Saben que sus libros se venden con a+b+c + unas pocas variables y que cuando alguien no sabe que regalar coge su libro en la librería porque les suena su nombre y seguro que queda mejor con un libro de un autor famoso que con uno que no lo es. Pero esto nos pasa con todas las artes, desde la música hasta la pintura.

Es por ello que Stieg Larsson aunque sí que es un “superventas” porque ha vendido millones de libros, no lo es en el sentido negativo del término. Cuando Larsson se pasó años leyendo, formándose y preparándose para escribir un ciclo de diez libros de la serie Millennium no pensaba que podrían llegar a tener la repercusión que han tenido.


A Millennium le ha ayudado una gran estrategia de marqueting por parte de su editorial, también ayudada por los medios de comunicación. Pero no tengo dudas que si no fuera un buen libro nadie hubiera comprado el segundo ni el tercero. Puede que mucha gente comprara “Los hombres que no amaban a las mujeres” por su fama, pero no somos tan tontos como para comprar el segundo y tercer tomo sólo porque hemos oído que son muy buenos. Cuando se vendieron 200.000 ejemplares de “La reina en el palacio de las corrientes de aire” en los primeros días de salir al mercado era porque quienes lo compraron se habían leído los dos anteriores y les habían gustado. Si no nos gustó el primero no volveremos a caer, dos veces más, sobretodo porque esas “caídas” cuestan 22€ cada una y en estos tiempos de crisis no estamos para permitirnos estos lujos.

Laura Castel

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel