El atractivo mediatico de Larsson

A parte de por la calidad de las novelas, el fenómeno “Millennium” se debe, en parte, al atractivo que a suscita su autor, el sueco Karl Stig-Erland Larsson (Västerbotten, 1954- Estocolmo, 2004).

Stieg, como le llamaban, era un periodista comprometido que pasó gran parte de su carrera investigando los grupos de extrema derecha sueca y leyendo a los clásicos de la novela negra. A los 47 decidió que había llegado el momento, su momento. Cada noche cuando llegaba a casa después de trabajar en la revista Expo (fundada y dirigida por él) se ponía a escribir Millennium: dedicó nueve meses a cada libro con el resultado de más de 1.500 páginas y tres libros que tenían que formar parte de una serie de diez. Pero a los pocos días de entregar los manuscritos a la editorial y mientras los editores de daban cuanta del tesoro que tenía entre manos murió de un ataque al corazón.


Esta historia, ya contiene los ingredientes básicos para que los medios de comunicación encumbren a Millennium, pues a parte de una buena novela tienen una historia que contar. La del escritor que estuvo años preparándose para serlo y cuando llegó su momento no pudo disfrutarlo.

Pero para los medios la historia tiene que contar con más ingredientes: la historia de amor y las peleas familiares por la herencia. Stieg convivió durante décadas con su gran amor, Eva Grabrielsson pero no se casaron porque debido a los múltiples trabajos de investigación sobre la extrema derecha, Larsson estaba amenazado de muerte, por lo que no quería aparecer en ningún documento que permitiese su rastreo. Pero a su muerte los beneficios de su obra (más de siete millones de euros) han ido a parar a su padre y hermano con los que no se hablaba y ni un solo euro a su compañera sentimental. Ahora padre y mujer están envueltos en una batalla legal por sus derechos.

Y el tercer ingrediente: su muerte y su paralelismo con su obra. En el tercer volumen “La reina en el palacio de las corrientes de aire” uno de los personajes muere también de un ataque al corazón y “Milenio” es el título de la obra póstuma de Vázquez Montalbán.

Son estas las historias que les gustan a los periódicos y las televisiones, novelas que se convierten en fenómenos las hay siempre, pero Millennium tiene un gran atractivo adicional: la figura de su autor. Pero creo que a Stieg le gustaría que se le recordara más por su trabajo que no por su historia, sobretodo la ocurrida después de su muerte. Y no tanto porque la trilogía a ayudado a levantar las ventas de libros cómo por reconocerle su esfuerzo para escribir esta saga, por su gran documentación y por su gran archivo documental sobre racismo y nazismo, fruto de intensas búsquedas y esfuerzo. También habría que cuestionarse si Larsson, un hombre tímido y retraído, hubiera aguantado las intensas giras que soportan los autores más “mediáticos” para promocionar sus libros.

Aun todo, Larsson a encontrado el reconocimiento por parte del público y de gran parte de la crítica, tanto a su obra y cómo a su intenso trabajo. Lástima que no lo halla podido disfrutar.

Laura Castel

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Laura Castel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s