¿Vivimos en una carcel de cristal?

Cámaras de vigilancia en muchas calles de las grandes metrópolis, en bancos, organismos públicos, empresas privadas, casas particulares,… casi podemos reconstruir el día a día de un urbanita solo con todas estas filmaciones. Pero la pregunta cada vez que una nueva ciudad dice que instala cámaras de vigilancia en el centro de la ciudad para la seguridad de sus vecinos es la misma: ¿de verdad sirven para protegernos o sólo son uno más de los sistemas de control del gobierno?

De primeras yo no estoy a favor de que cada vez más lugares tengan cámaras de vigilancia, sobretodo los lugares públicos puesto que no pueden solucionar nada en el mismo momento que ocurre ( si la policía) pero por otra parte sí que ayudan a identificar a los culpables y a tener pruebas contra ellos. Véase el caso de la mujer a la que prendieron fuego en un cajero y muchos sucesos más. Pero el problema está en donde ponemos el límite, porque sucesos ocurren en todos los sitios y a todas horas. ¿Ponemos cámaras en todos los lugares susceptibles? ¿Pero cuales son esos lugares? ¿Ponemos más que menos, por si acaso?

Yo, como ciudadana honrada la verdad es que ni me inmuto cuando veo una cámara, no me preocupa porque sé que no voy a hacer nada malo, es más seguro que la mayoría de las veces que me gravan ni las veo porque no me fijo. Por eso no me molesta que estén en ciertos lugares en donde pueden ser muy útiles, lo que me preocupa es la obsesión que estamos teniendo con la seguridad y que creemos que podemos solucionar con una cámara, hasta donde podemos llegar por “nuestra seguridad”.

Pues el límite, el decidir donde va una cámara o no, lo deciden “cuatro” personas y después somos millones los que pasamos delante de ellas.

Además más que la grabación en sí, también me preocupa qué hacen con las imágenes y si las personas que las controlan tienen una capacitación específica para ello. Supongo que debe haber una normativa al respecto que debe variar según el país, pero esas imágenes que nosotros hemos cedidos por “nuestra seguridad” pueden acabar al igual que nuestros datos en malas manos.

Es por ello que sí que debería haber una mayor preocupación sobre donde se ponen las cámaras, un cierto debate social sobre si creemos que en ese lugar una cámara puede ayudar.

Laura Castel

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Laura Castel

Una respuesta a “¿Vivimos en una carcel de cristal?

  1. El estado pronosticado por Orwell. Los seres humanos hemos cedido nuestras libertades por miedo. El miedo que nos han implantado, que nos han introducido en nuestras vidas por activa y por pasiva. Y no renunciaremos a esta cárcel, porque no somos valientes.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s