Cómo era Stieg Larsson

Sin campañas de publicidad ni giras de su autor, la trilogía Millenium ha vendido tres millones de ejemplares sólo en Suecia.

Su autor, Stieg Larsson, escribía por la noche, cuando llegaba a casa. Primero se atiborraba a cafés, luego a tabaco y finalmente a comida basura para conseguir el compromiso que se había propuesto a sí mismo: terminar con su saga.

Nació en un pequeño pueblo de Suecia, en la provincia de Västerbottens. Cuando tenía 18 años conoció allí a Eva Gabrielsson, quien iba a ser su compañera para el resto de su vida. Cuando a principios de los 80 se mudaron a Estocolmo, Stieg encontró trabajo en la agencia de noticias más importante de Suecia, la Tidningarnas Telegrambyra. Al mismo tiempo, dirigía la Asociación Escandinava de Ciencia Ficción, y sacaba tiempo para la que sería su mayor pasión: actuar contra las organizaciones fascistas y de extrema derecha.

Además de la lucha contra el fascismo, Stieg estaba especialmente sensibilizado con el tema de la violencia de género. Eva Gabrielsson contaba el por qué en una entrevista: “Cuando era joven, en una fiesta con compañeros, presenció una violación, y se culpaba de no haberla podido evitar. Tenía esa espina clavada, y dedicó mucho tiempo a consolar y ayudar a las víctimas”.

Pero además de todo esto, Larsson tenía un hobby al que le dedicaba un poco de tiempo cada noche: la trilogía Millenium. En ella volcó todo lo que le obsesionaba desde su juventud: la violencia contra las mujeres, las conexiones de la ultraderecha con el poder político sueco, su desprecio por el periodismo económico, entre otras cosas.

Stieg Larsson nos dejó justo cuando acababa de entregar el tercer tomo de su obra a su editor y estaba a punto de publicarse el primero. Seguramente el infarto que acabó con su vida estuvo relacionado con el trabajo incesante que realizaba de 14 a 16 horas diarias, además de las toneladas de café y tabaco que ingirió en los últimos años de su vida.

Ahora, cuando ya conocemos y apreciamos la vida de Larsson, ponemos Millenium en su justa perspectiva y la valoramos de una forma diferente.

Clara de Melo Ponce.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s