El país que más noticias genera con la violencia

Desde hace ya unos cuantos años no dejamos de recibir noticias que proceden de los Estados Unidos y que tienen que ver con la violencia. Ayer mismo, día 6 de noviembre del 2009, un oficial del ejército estadounidense mató a 12 personas en una base militar  de Texas. Se trata de un musulmán de origen palestino al que hacía pocas horas le habían comunicado que su propia misión iba a ser Iraq. Independientemente de los motivos por los que el hombre disparó a sus compañeros, estamos hablando de un caso más de violencia interpersonal en los Estados Unidos.

Se calcula que en este país se posee casi un arma por habitante. A esto hay que sumarle que existen unos altos niveles de desigualdad social, que se demuestran con unos elevados índices de pobreza, de encarcelamiento y de represión a algunos sectores de la sociedad. Sin embargo, la posesión de armas está legalmente reconocida en la segunda enmienda de la Constitución del país, de modo que es “lógico” que exista una tentación a la posesión de armas y, a su vez, hacer uso de ellas.

El gobierno norteamericano destina miles de millones de dólares de su presupuesto para el Departamento de Seguridad Interna. A pesar de ello, hay muy poca regulación y es muy limitado el control de las armas de fuego en manos privadas. Es verdad que no hay un registro preciso de armas de fuego en manos de civiles en los Estados Unidos, pero se calcula que son más de 200 millones de pistolas, revólveres, rifles y armas de guerra que, en la mayoría de los estados, pueden ser adquiridas con un simple trámite en el que no tener antecedentes penales es la única condición exigida por las autoridades para ejercer el derecho constitucional a poseer una.

Según cifras oficiales del Centro Federal de Control de Enfermedades, en los últimos cinco años (las cifras más recientes que he encontrado son del 2004), más de 148.000 personas han muerto por una arma de fuego en Estados Unidos, de éstos, 14.500 son menores de edad, según la organización Brady Campaign to Prevent Gun Violence.

De acuerdo con el Brady Campaign, se registran ventas de entre 3 y 4 millones de armas al año, y se calcula que entre uno y tres millones adicionales se intercambian en mercados secundarios.

Sin embargo, y a pesar de tener una triste tradición de matanzas, no se ha promovido un mayor control de las armas. De hecho, organizaciones que se dedican a promover leyes de control informan que la mayoría de los estados no requiere que los dueños de armas tengan licencia o que sean registradas.

Así pues, la interrelación entre los parámetros de delitos violentos, número de presos, aplicación de la pena de muerte y permiso para comprar armas forman un entramado que retroalimenta a una de las sociedades más violentas del mundo, en la que los dirigentes políticos siguen sin tomar decisiones frente a la libertad de venta de armas y de su uso restringido porque entienden que es una costumbre tan arraigada en los Estados Unidos que enfrentarse a ella tendría negativas influencias electorales.

Con todo ello, los Estados Unidos es una mezcla de una de las sociedades más avanzadas (primera potencia mundial económicamente) con algunos obstáculos arcaicos que determinan que la dureza de la ley, la violencia y una de las poblaciones reclusas proporcionalmente más grande nos hagan dudar de la solidez de este sistema de vida.

Clara de Melo Ponce.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s